Check this out!

Tardes Grises

Tendida en el suelo,
su respiración brota incierta
cada manía de su cuerpo.

Piensa, piensa, piensa,
que tal vez el mañana sea ficción
y el pasado un sueño olvidado.

¿Cuanto se debería pensar?
Mientras pienso en lo que piensas
mi locura aumenta al tamaño de un sol.

Clavada de pies y manos
por un sentimiento que asfixia desesperación.

Sin pensar, sin sentir.
Puedo alcanzar el cielo con mis manos
en este momento.

3 comentarios:

  1. Y en estos días de invierno, este poema me tocó el alma. Precioso (:
    te sigo.

    ResponderEliminar